Amazon, claramente

Sí. Yo también he leído que los trabajadores del sistema logístico de Amazon están sometidos a mucha presión, sobre todo durante la campaña de Navidad. Y que Amazon aplica márgenes muy reducidos para competir de una manera poco clara con sus competidores. Quizá no obtengan todos los beneficios que podrían, y aún así invierten en nuevas ideas y tecnologías.

En mi caso, llevo desde mediados de 2012 con la aventura de la autopublicación, primero con los libros en papel y después con las versiones electrónicas. Mis inicios fueron con el programa “Kindle Direct Publishing” o KDP, de Amazon. A pesar de utilizar un formato de archivo propio, en ocasiones (dependiendo del autor) con protección de derechos digitales, La tienda de libros para los dispositivos Kindle es una de las más exitosas en Internet, con más de cuatro millones de libros en su sede estadounidense. El proceso para los autores independientes (“indies”) es el más sencillo de los que manejo actualmente, y sólo hay que tener en cuenta unas pocas precauciones.

Mis libros “activos” están listados en Amazon, y desde entonces he ampliado mis mercados incluyendo otros grandes distribuidores, entre los que destacan GooglePlay (para dispositivos con el sistema operativo Android) e iTunes, para dispositivos de Apple. También tengo presencia en otras tiendas “menores”, que distribuyen mis libros en formatos compatibles con ambas plataformas.

Pero Amazon hizo un movimiento clave hace ya unos años: Crearon aplicaciones específicas para los sistemas operativos de la competencia (tanto Android como Apple OS y Windows), de manera que ya no era necesario disponer de un Hardware Kindle para leer los libros adquiridos en su tienda. La aplicación gestiona, además, la sincronización entre los diferentes dispositivos que pueda tener un usuario, y los almacena “en la nube”, para permitir su descarga en todo momento – por ejemplo, si te cambias a un móvil más moderno.

Todo esto ha trasladado una gran presión al mercado del libro electrónico, y frecuentemente se ven noticias de empresas que plantean litigios con Amazon por prácticas poco claras. Aún así, pocas veces aparece Amazon como culpable. O bien no es cierto (y lo que hace Amazon es legal) o bien simplemente demuestran que esas otras empresas no han sido capaces de adaptarse a un mercado que cambia de manera vertiginosa.

¿Y cómo me afecta todo esto a mí, como autor? Pues bien, este pasado mes de Junio ha sido uno de los mejores en ventas de mis cuatro años, y el 90% de las ventas se han registrado en Amazon. ¿Qué puedo decir? unas pocas en GooglePlay, y ninguna en iTunes. Por supuesto, mis ventas suben poco a poco al tener más libros publicados y disponibles, pero no encuentro justificación a que mis lectores sólo compren en Amazon. En cualquier caso, a día de hoy es mi principal fuente de ingresos pasivos, y debo cuidarla. Todos los nuevos libros que publico aparecen primero allí, con exclusividad durante unos días…


PUBLICIDAD – Ya te has apuntado a Amazon Prime? Si compras frecuentemente en Amazon, puede suponer un ahorro importante en gastos de envío al año…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *