Fe de erratas…

Tenía que llegar. Aquí tienes mi “mea culpa”. Mi libro no es, por supuesto, perfecto. Y no lo es por muchos motivos. Por supuesto, es el primero, y podría escudarme en mi inexperiencia o, tal y como dije en un post anterior, en mis “prisas” por publicar durante 2017.

A pesar de que considero que está bien escrito (y las primeras opiniones externas también van en esa línea), algunos “nuevos colegas” ya me han indicado que, debido a mi proceso de escritura poco regular, tengo algunos capítulos o secciones donde repito ciertos términos (¡cerebro!) demasiadas veces.

Además, utilizo ciertas expresiones de manera poco coherente. Por ejemplo, en las primeras páginas indico que el cerebro (de nuevo…) parece flotar en un líquido, y poco después indico que, de hecho, flota.

Y una curiosidad: En el texto hago referencia a los robots de última generación de la empresa Honda. Pero el error es que hablo de Aibo, que semeja un perro, cuando en realidad quería hablar de Asimo, un humanoide de alrededor de un metro y medio. Este error saldrá corregido en la versión definitiva, que publicaré (además de en Amazon) en el resto de tiendas en línea.

¿Has visto tú algún error que debería corregir antes de publicar el libro en más canales de ventas? Te agradeceré mucho que me lo comuniques mediante el formulario de contacto de esta web… quizá te ganes un ejemplar firmado (del original con el error, o del nuevo corregido, eso es cosa tuya)…

Por supuesto, la edición original del libro, con todos sus errores, quedará como una curiosidad… Que me echarán en cara si un día llego a hacerme famoso con esto. Tiempo al tiempo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Método de trabajo

Uno de los puntos clave en mi libro: He tardado casi un año y medio en tenerlo acabado. Puede parecerte mucho, o quizá poco tiempo.

Por supuesto, este no es mi trabajo a tiempo completo. Mi trabajo “de verdad” consume unas diez horas cada día, incluyendo los traslados. Y después tengo a mi familia, un gran soporte sin el que no sé dónde estaría hoy. Entonces, ¿Cuándo escribo?

Obviamente, en ratos perdidos.

Por motivos de trabajo (del de verdad), tengo que viajar bastante, y me veo obligado a llevar un ordenador portátil. Tengo muchos ratos muertos (viajes en tren, avión, noches de hotel con jet-lag o sin él…), en los que intento desconectar de mis tareas “oficiales”, curioseando por Internet (así me crucé con las noticias que dieron origen a este libro) o bien… escribiendo.

Y también escribo (esta vez, en mi ordenador personal) en mi casa, algunas noches en las que mi imaginación le puede al cansancio del día.

Al final, es una cuestión de perseverancia. Si puedes escribir un par de páginas o tres cada vez, al final te encontrarás (como hice yo) con doscientas, quizá trescientas. Date cuenta de que un libro “cualquiera” suele tener unas treinta líneas por página, o unas 300 – 350 palabras por página. Así que tres páginas suponen una mil palabras. Y es fácil escribir tres páginas de algo que te gusta, ¿no?

Pero completar unas cincuenta o sesenta mil palabras (las que tiene mi primer libro) no es el final del trabajo. Debes releerlo muchas veces, y siempre encontrarás fallos, erratas, o errores en la línea del argumento. Deberás reescribir capítulos enteros, quizá añadir personajes (o eliminar algunos sin importancia). Y date cuenta de que ahora la moda es escribir libros de 450 páginas o más… eso no es para mí. Al menos, no por ahora.

Una vez el texto está completo, es recomendable que lo lea otra persona, para detectar errores (de escritura, gramaticales, en la trama) que se te han pasado por alto. Y para ver si vale la pena publicarlo, claro.

Y finalmente, se debe hacer una edición diferente si se trata de un libro electrónico (ebook) o un libro en papel. Este proceso, junto con el del diseño de la portada, también puede llevar su tiempo…

Así que un año y medio para mi libro de 234 páginas me parece estupendo. ¿Y a ti?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

“Mi” proceso literario…

Cuando me zambullí en la aventura de publicar mi primer libro de ficción, no tenía ni idea de por dónde empezar. O bien, tenía (mas o menos) claro el punto de partida de la historia, y cómo quería que acabase – con un mensaje positivo.

Pero no sabía cómo continuar. Sí había visto cómo trabajan otros escritores, con esquemas complicados, diagramas inmensos en una pared, o incluso con la ayuda de software dedicado, como Scrivener. Bueno, yo no tengo una pared tan grande (o no quiero utilizar una para eso), y no me acababa de convencer el tema del programa de gestión, y menos de pago.

Así que me lié la manta a la cabeza, e intenté crear la estructura en forma de texto: un par de líneas o un pequeño párrafo para cada escena o situación. Cada nuevo personaje o cada cambio en el argumento conllevaría un nuevo párrafo.

Una vez tenía unos diez párrafos sobre la historia principal, comencé a intercalar una segunda trama en paralelo (no te digo cuál – lee el libro), añadiendo los nuevos personajes.

Después, fui insertando “pinceladas” de cómo se vería la situación desde fuera, añadiendo noticias y reportajes (por supuesto ficticios), y diferentes opiniones, en este caso de manifestantes. Ojo, la información que presento en las notas al pie es real, y tomada de diferentes fuentes de Internet (El libro incluye un listado de referencias al final).

Añadir la tecnología fue un paso añadido. Para ello, ya había decidido las fechas en las que sucedería la trama (2029 – 2032), e intenté que formasen parte de la historia, pero sin forzar su aparición. Sé que los teléfonos móviles evolucionarán a algún tipo de asistente personal, y si no cambia nada la mayoría de coches serán eléctricos y autónomos para esas fechas. La carga de estos sin cables será una realidad en un par de años. Otros elementos (como los aero-taxis y los transportes urbanos aéreos) quizá no lleguen tan pronto – pero espero verlos algún día.

Por último me apetecía que la acción sucediese en un lugar conocido para mí. La ciencia-ficción no debe suceder siempre en Estados Unidos, ¿no? Y me consta que hay muy buenos equipos de investigación por todo el mundo… Elegí Zaragoza (mi ciudad natal) como ciudad de tamaño medio, donde la vida puede ser todavía relajada – como para seguir con costumbres como el café de la mañana en la cafetería “de toda la vida”. ¿La reconoces?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Un hobby (por ahora)

Escritorio

EscritorioSi me has seguido hasta aquí, sabrás que mi trabajo “de verdad” no es el de escritor ni editor de libros. Al menos por ahora, esto de los libros es sólo un hobby que me genera unos ingresos (mínimos…) que mantienen, por ejemplo, el alojamiento de esta web en un servidor comercial.

En realidad, es la falta de tiempo lo que me impide desarrollar estas actividades hasta el siguiente nivel. Sí he hecho alguna colaboración con otros autores, aunque más a nivel de asesoría puntual que de edición completa por mi parte.

Estas colaboraciones se salen de mi propuesta de base para trabajos de edición, y en la mayoría de los casos no he cobrado por las mismas. Son consultas que me llevan unos minutos, quizá una hora por autor y libro si junto todo el tráfico de correos electrónicos.

Al final, me interesa más aprender y conocer gente con inquietudes similares que no hacerme rico con esto.

PERO, y este es un gran pero. Como hobby, esta actividad comparte mi tiempo libre con mi familia y mis otras aficiones (como la fotografía, por ejemplo). La cantidad de tiempo que puedo dedicar a la edición es necesariamente limitada, mientras se trate de un hobby.

Y creo que hasta aquí es bastante comprensible y aceptable.

Lo que no puedo entender es que todavía haya gente con la mentalidad de “pero si eso lo hace tú en un momento”, pidiendo un trabajo que llevará muchas horas, y esperando que no les cobre nada.

En ocasiones, se ha tratado de propuestas complejas, que me hubieran llevado unas quince o veinte horas de trabajo. Entiendo que la gente pueda no ver el trabajo que hay detrás de convertir un PDF a texto, o bien el leer un libro de 400 páginas buscando errores gramaticales, dobles espacios y cosas así.

Pero lo que no entiendo es que, una vez identificado el trabajo necesario, sigan insistiendo en tener el trabajo gratis. ¿De verdad piensan que no valoro mi tiempo, que estoy disponible para quien sea y lo que sea?

Quizá me estoy perdiendo algo, no lo sé. ¿Qué te parece? Deja tu opinión aquí, en los comentarios…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Sobre la edición de libros

Escritorio

Es curioso. Poco a poco, más gente encuentra esta web, revisa mi lista de libros y comprueba que puedo ayudarles a publicar los suyos propios.

Por un lado, tengo mis libros prácticos en las principales tiendas en línea, sobre maquetación (con Scribus) y publicación en Internet, tanto en formato electrónico como en papel.

Y por otro lado, ofrezco mis servicios como editor, maquetador y/o diseñador en esta página (el enlace “tu libro”, aquí arriba). Leer más…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Más problemas para vender en España…

En Febrero publiqué una entrada en esta web quejándome de las dificultades con las que nos encontramos los autores independientes (indies) para vender y promocionar nuestros libros en grandes eventos públicos. Pues bien, al parecer esto no acaba aquí. Hace ya casi un año me di de alta en el portal XinXii. Inicialmente, me pareció muy similar a Draft2Digital, con una propuesta económica muy similar (el 70% del precio de venta, salvo la comisión del portal donde se venda el libro), pero además cubría dos mercados importantes para mí.

Por un lado, distribuía en Alemania, dentro de un grupo de empresas (Hugendubel, Thalia…) que intentan hacerle la competencia a Amazon distribuyendo en formato epub y sin protección electrónica (DRM) en los archivos. Por
supuesto, el uso del DRM o no es discutible, pero es la estrategia que tomaron para crecer en el mercado alemán (y austríaco, y suizo). Al parecer, no les va mal.

Por otro lado, y quizá más importante para mí, también distribuyen a Casa del Libro, lo que me evita (en principio) una gran cantidad de papeleo inexplicable con esta tienda española.

Sin embargo, con el tiempo he descubierto que no todo es lo que parecía. Estoy bastante desilusionado con XinXii, en caso de que estés buscando mi opinión. Actualmente, XinXii parece una comunidad de “autores autistas”, que se dedican a listar sus libros en el portal pero sin interactuar entre ellos: El foro integrado en el portal de XinXii apenas tiene unas pocas decenas de entradas, frente a las miles del foro de Amazon, por ejemplo.

Y lo mismo se puede decir de su blog: La última entrada es del año pasado… vamos, que no es muy prometedor para nuevos autores. Da la sensación de que alguien contrató la programación del portal, y se ha sentado a esperar (¿a
esperar qué?) para ver qué pasa y como suben los ingresos.

Y lo peor de todo: al parecer, hay cierta censura de cara a los libros a publicar. El caso más flagrante (para mí) es el de mi libro “Publicación Online – hazlo tú mismo“, que debería fomentar la publicación indie. Dentro de ese libro, cito más de cuarenta empresas donde publicar y vender los libros por internet – entre ellas XinXii y Casa del Libro. Pero, por algún motivo (y supongo que es el miedo a la competencia…) Casa del Libro no tiene listado mi libro en su tienda, cuando debería estar desde Octubre de 2015… Una vez más, esto habla tristemente de la mentalidad española, el intentar ocultar defectos en lugar de lanzarse a mejorarlos…

Hace un par de semanas (!) envié una consulta a XinXii sobre este tema. Por supuesto, aún no he recibido respuesta. Pero espero poder cambiar el espíritu de este artículo con novedades…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Malos tiempos para la autoedición electrónica en España

Portada_p_bn0010000_dHace unos días, la comunidad de autores independientes se escandalizó al saber que la feria del libro de Madrid prohibía expresamente la participación de estos autores en sus jornadas, incluyendo la posibilidad de poner un pequeño puesto para hacer ventas de libros en papel de manera privada.

Este tipo de eventos son una de las mejores plataformas en las que los autores que no dependen de las grandes editoriales pueden mostrar su trabajo, ganando una visibilidad difícil de conseguir por otro lado. Por supuesto, siempre queda la opción de la venta en canales generales como Amazon, que (aprovechando cada posibilidad) tiene un servicio de impresión bajo demanda, muy utilizado por particulares. O se puede vender desde casa, con el inconveniente de la inversión inicial para tener un stock mínimo de libros.

Claramente, la segunda opción es la del paso al libro electrónico. pero éste tiene también sus ventajas y sus inconvenientes.

Leer más…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail