Entrevista: Gabriel Castillo Suescún (Thriller, crimen y novela psicológica)

Más entrevistas…

Datos personales: Gabriel Castillo Suescún. Medellín, Colombia – 19 de septiembre de 1992.

¿Cuándo y cómo comenzaste a escribir? En 2015 tuve, por segunda vez en mi carrera, una materia relacionada con literatura. Si bien unos 3 o 4 años atrás comencé a leer ávidamente, fue en ese año cuando, por proyecto final de dicha materia, escribí una crónica ficcionada. Meses después comencé a escribir cuentos ocasionalmente, pero todos se quedaban en mi ordenador.

No fue hasta finales de 2017 cuando decidí dedicar tiempo a escribir y a aprender a hacerlo bien; comencé a leer más y con mayor frecuencia, a indagar, a destacar autores que trataban temas afines a mis intereses y ya en 2018 me aventuré a comenzar a escribir novelas. La primera fue todo un fiasco, que procedí a eliminar sin dejar rastro. Luego, después de haber desarrollado más la habilidad de escritura creando cuentos y microrrelatos, dediqué noches y fines de semana enteros a la que sería mi primera novela publicable (Lo que dicta la Voz).

A mediados de 2018 decidí probar suerte enviando mis textos a concursos literarios en los que pudiera participar vía e-mail. De decenas de participaciones, en 2019 obtuve tres menciones de honor a nivel latinoamericano, una mención a nivel local y un cuento fue incluido en una antología editada por la Universidad de Córdoba de España, lo que me dio cierto impulso y me convenció de que mi escritura no era tan mala como la consideraba. Recién en 2020 fui ganador por primera vez de un certamen, con otros 20 participantes (aunque hubo más de 400); se trató de un concurso organizado por Tragaluz Editores, con motivo de la pandemia.

¿Cómo llegaste a la escritura independiente? Después de enviar manuscritos a editoriales independientes de mi ciudad y de otros lugares y recibir “no es lo que buscamos” como respuesta o no recibir respuesta alguna, decidí revisar una y diez veces mi primera novela; fui a las imprentas del centro de la ciudad y encargué la impresión de 100 ejemplares en los materiales más económicos que hallé. Preferí darle vida al libro por mi propia cuenta, con ilustración de un amigo profesional en el asunto, que quedarme esperando respuestas que jamás llegarían. Vendí los 100 y saqué otros 100, que tardé más en vender, pero lo logré.

Me aventuré, con esta novela, a realizar una propuesta que no recuerdo haber visto en libros que he leído (aunque sé que eso no representa mayor mérito, pues es muy posible que haya varios libros así) y se trata de encarnar a una chica que padece esquizofrenia paranoide, narrándose en primera persona y siendo interrumpida por la Voz que escucha con frecuencia, que dicta parte de lo que ella debe narrar o simplemente la desacredita.

Cuando conocí las plataformas de impresión bajo demanda (apenas este año), trabajaba ya, con ayuda de un colectivo editorial independiente (Mutante), en mi tercera novela corta (El corazón cenicero). Debido a la pandemia todo se vino abajo y decidí publicar esta, junto con la primera, en Amazon y Autores Editores, pues me evitaba el proceso de volver a vender mano a mano.

¿Cuánto tardas en escribir una novela? Por lo general, tardo entre 3 y 4 meses para escribir el primer boceto, puesto que le doy pausa por algunos días, a fin de verla con ojos renovados. Luego tardo lo mismo releyéndolo muchas veces, modificando, eliminando y agregando detalles, hasta convencerme, por fin, de que vale la pena ser publicado.

¿Qué es lo más complicado en tu proceso de creación? Lo más complicado sin duda es la promoción, puesto que, si bien a veces es tortuoso y frustrante, disfruto el proceso de escritura, corrección y edición, la mayoría del tiempo.

¿Cuál ha sido tu libro? ¿En qué trabajas ahora? Mi último libro fue una recopilación de cuentos y microrrelatos escritos entre 2018 y el presente año. Actualmente está publicado como Relatos de una mente desencuadernada. Actualmente, trabajo en la que será mi primera novela con una extensión mayor a 35.000 palabras (espero llegar, por lo menos, a las 45.000, ya que suelo sentir que alargarme es rellenar) y en la cual haré converger algunos de los personajes principales de novelas anteriores.

¿Qué libro te hubiese gustado escribir? Me hubiese gustado escribir El lobo estepario, de Hesse, o Mientras agonizo, de Faulkner.

¿Te dedicas por completo a la escritura? Terminé de trabajar en julio y desde entonces dedico mi tiempo a escribir y a formular proyectos en el ámbito audiovisual (en noviembre son mis grados oficiales como Comunicador Audiovisual), mientras la pandemia cede casi totalmente.

Además de escribir, te dedicas a la producción de vídeo… Sí, trabajo en cortometrajes y, de los cuatro que he realizado hasta hoy, dos están basados en cuentos propios: La Naturaleza del Torpe ( https://youtu.be/i0EwNopHk0w ) y Comparecer ( https://youtu.be/7sGfR6QVfsk )

Sigue a Gabriel en Instagram | en Facebook | Volver a la página de Entrevistas

Comentarios cerrados.