Una curiosidad…

En mi libro “Resurrección“, un par de escenas suceden en una cafetería “de las de toda la vida” en Zaragoza. Pues bien, por si no te lo has imaginado, esa cafetería es el Restaurante Canfranc, el negocio familiar que lleva en pie más de 35 años.

Ya que iba a escribir una historia que sucedía en Zaragoza, no estaba de más incluirlo, ya que el Canfranc es indudablemente una parte de la historia de Zaragoza también.

Actualmente el negocio sigue a toda máquina, y es uno de los mejores sitios donde podrás comer comida tradicional en el centro de la ciudad. Y sí, el servicio es muy amable. Lo sé por experiencia 🙂

Puedes seguir las actividades de la cafetería en su página de Facebook. Si le das a “Me gusta” te lo agradecerán. Pero mejor, si puedes, pásate a tomar un café.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *