Técnica: De portadas, pulgadas y píxeles

EscritorioUna de las últimas batallas con el sistema imperial anglosajón es la de la autopublicación. Y es que, a pesar de que prácticamente todo el planeta utiliza ya el sistema métrico internacional, Amazon (en su filial para la impresión bajo demanda, KDP) sigue usando las pulgadas como medida de referencia para definir los tamaños de sus libros.

Bien, este no es el sitio para comenzar una batalla perdida, que sólo KDP puede corregir. Pero supongo que todo el sistema americano (logística, almacenes, bibliotecas, librerías…) está diseñado para esos tamaños, y por tanto es un cambio muy complicado… que tenemos que sufrir en el resto del mundo.

Así, uno de los formatos más habituales en KDP es el de seis por nueve pulgadas, es decir, 15,24 x 22,86 centímetros. Es un tamaño correcto para un primer lanzamiento en tapa blanda, aunque no es estrictamente un libro de bolsillo. Con un número de páginas elevado (300 o más), estos libros tienen una buena presencia en cualquier estantería. Pero lo que nos “chirría” en el resto del mundo es que tenemos el formato DIN A5, equivalente a 14,8 x 21,0 centímetros, o bien 5,8 x 8,3 pulgadas. Demasiado parecido.

Así que el problema viene cuando un europeo (o un sudamericano, un asiático… vamos, cualquiera que no viva en E.E.U.U.) diseña su libro utilizando las herramientas conocidas. Por ejemplo, MsWord da la opción de definir el A5 como tamaño de página, algo muy útil para imprimir cuadernillos desde hojas A4. El tamaño es lo bastante parecido como para confiarse, pero KDP no lo admitirá. Y el problema es que el formato americano tiene aproximadamente un diez por ciento más de superficie o área.

Así que, si no tenemos cuidado y fijamos los mismo márgenes, nos podemos encontrar con que nuestro libro de 300 páginas en A5 de pronto se traduce en 270 – 280 páginas en 6×9 pulgadas. Simplemente, ahora nos caben “unas pocas” palabras más en cada página, y por tanto usamos menos páginas. Suena bien. El mismo libro, con menos páginas, tiene un coste de producción menor y, si mantenemos el precio (para que quede redondo. Por ejemplo 9,95€), nuestro royalty será algo más elevado.

Pero descubrimos con horror que nuestro diseño de portada ya no funciona, y KDP nos lo devuelve diciendo que hay un error en las dimensiones. Y es que nuestra portada debe incluir el lomo con las dimensiones exactas para un número determinado de páginas. KDP nos da el gracioso número de “0.002252 pulgadas por página” para el papel blanco. Treinta páginas de diferencia suponen 30 x 0.002252 = 0.067 pulgadas, o bien 1,71 milímetros de diferencia. ¿Y por menos de dos milímetros tenemos este error? Pues vaya, sí. Hay que rehacer el diseño. Y más aún si elegimos el papel crema (preferido para las novelas), con un grosor de 0.0025 pulgadas por página, que se traduce en 30 x 0.0025 = 0.75 pulgadas, 0 bien 1,90 milímetros. Nota que seguimos por debajo de los dos milímetros, en todo caso.

Pero la imprenta bajo demanda es un proceso prácticamente automático, y esa diferencia de 1,71 o 1,90 milímetros supone (usando la resolución estándar de 300 píxels por pulgada) veinte o veintidós píxeles. Realmente, nada. Se pierde más en el corte de la guillotina. Pero, una vez más (y uses el sistema métrico que uses), esto nos recuerda la necesidad de trabajar de manera metódica y cuidadosa con nuestros diseños, tomando decisiones importantes desde el principio. Aun así, no debemos tener miedo de lanzarnos a hacer el diseño de nuestro libro.

Recuerda que te muestro el proceso completo del diseño de una portada en mi libro “Diseña tus portadas con InkScape” ( https://amzn.to/3fA2S2e )

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.