Un océano de libros

Quizá no te estés dando cuenta, pero las Inteligencias Artificiales nos están invadiendo poco a poco y, en algunos casos, quizá para bien. O, al menos, para hacernos pasar el rato. Son máquinas, piezas de Software, capaces de procesar cantidades ingentes de datos, para dar un resultado (deseado o no) a nuestras preguntas. Claro que hay que saber cómo formular estas preguntas, y quizá no nos guste el resultado.

El “Big Data” ya está aquí, de hecho desde hace muchos años. Pero las herramientas para procesar toda esa información mejoran día a día, en capacidad y velocidad. Aunque todo eso no sería nada, si no fuesen capaces, después, de presentarnos esta información de una forma que nuestros (maravillosos y limitados) cerebros no pudiesen entender.

Hoy me he cruzado con un experimento muy interesante, aunque su utilidad sea limitada. El grupo de investigación de Arte y Cultura de Google ha creado una aplicación web, denominada “Un océano de libros” (“An ocean of books“, en inglés), donde una buena cantidad de libros están presentados como islas en un océano.

Al acceder a esa web, puedes ver diversos “archipiélagos”: Educación, poesía, novela… En la zona inferior, puedes buscar autores (de la literatura inglesa, al menos), para descubrir que (si están…) cada autor está representado por una isla. Y cada uno de sus libros es una ciudad. 

Al hacer clic sobre cada una de estas ciudades, podremos ver una descripción del libro, e incluso compartirla en nuestras redes sociales. Lo que, de nuevo, “alimenta” a la Inteligencia Artificial, informándole de qué libros tienen más interés, de quién lo comparte (Google sabe todo sobre ti…) y en qué redes se muestra más activamente (no sólo compartir, sino “me gusta” y posteriores publicaciones.

Como curiosidad, el sistema también clasifica autores similares o relacionados como pequeñas islas cercanas, de manera que te permite descubrir nuevas lecturas.

Por supuesto, el problema de estos sistemas de representación de “Big Data” es la complejidad de los propios datos. En este caso, se consigue una “experiencia de usuario” mucho mejor en un dispositivo que tenga una pantalla grande – todo lo grande posible.

Oh, y estos experimentos de Google son sólo eso: Experimentos. Pueden quedarse allí, anclados en el tiempo, sin actualizaciones durante años. O pueden desaparecer mañana. ¿Qué hace Google con la información de curiosos como yo (o tú)? Seguramente, nunca lo sabremos…

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.