Carta abierta

EscritorioQuizá no lo sepas, pero desde hace unos meses hay una web “intentando” hacer mucho ruido, para plantar cara ante Amazon. La web es “todostuslibros.com” (de hecho, lleva ya unos años en marcha, pero con poco éxito), y depende de CEGAL (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros). La idea es buena: Una web que reúne información bibliográfica de libros a la venta en España e Iberoamérica, y en la que se puede consultar la disponibilidad en la “librería de barrio” más cercana, y pedir que nos lo reserven para pasar a buscarlo. 

Sin embargo, y al menos por ahora, parece ser más ruido que otra cosa. Es un escaparate más para las grandes editoriales “de toda la vida”, que publican a autores “de renombre”, y no hay opción de compra en formato electrónico. Y ya casi hemos pasado un cuarto de este Siglo XXI. Y, una vez más, dan la espalda a los miles de autores independientes, que no tienen acceso a esa plataforma.

Debido al historial de búsquedas de mi navegador, cada vez más me encuentro con noticias en páginas web de periódicos y revistas culturales, haciendo referencia a esta iniciativa. Pero sigo con la sensación de que son artículos pagados desde esa plataforma, y que no incluyen toda la información. Así que estoy comenzando a enviar correos electrónicos a sus autores (siempre que tengo acceso a sus direcciones), con el mismo texto, este que puedes leer aquí: 

Buenos días,

Muchas gracias por dar luz a la iniciativa de una buena cantidad de librerías españolas e iberoamericanas sobre la plataforma “Todostuslibros” para venta en línea. Sin embargo, hay un punto que no han considerado. Hay miles de escritores hispanohablantes que han sido rechazados por las grandes y pequeñas editoriales (los que financian la iniciativa de “Todostuslibros”), o incluso nunca tuvieron una respuesta (positiva o negativa) de aquellas, y que han visto en Amazon su único recurso para ver sus obras publicadas, a través de la autoedición. 
Por supuesto, de esos miles de autores quizá solo un pequeño porcentaje tenga la calidad necesaria. Pero seguramente nunca serán descubiertos por el gran público, salvo que haya un éxito inesperado. 
Lo que la industria de la edición no ve es que estos miles de escritores también arrastran a miles de lectores, y se ven (nos vemos, me incluyo) forzados a promover sus obras en Amazon. Se está creando un mercado paralelo, disociado de las grandes editoriales y de las librerías de barrio. 
Hay que notar que la iniciativa “Todostuslibros” presume de tener en sus bases de datos más de cuatro millones de entradas, con más de un millón y medio de libros disponibles en librerías. Pero Amazon dispone de más de veinte millones de referencias, con entregas (incluso con envío gratuito) en uno o dos días. No hay nada “revolucionario” en el modelo de negocio de Todostuslibros. 
Esa “alergia” a mirar más allá del propio ombligo (ese complejo español de que lo nuestro siempre es mejor…), a no atreverse a presentar productos que quizá les generen menos comisiones (pero podrían añadir ventas netas), quizá hunda a las librerías de barrio – esas que, por su parte, no están apoyando a los “escritores de barrio”. 
Es necesaria una reflexión profunda, y una apertura a las nuevas tecnologías. La impresión bajo demanda también podría aplicarse en las editoriales tradicionales, reduciendo la necesidad de generar grandes stocks y materiales retirados para su recuperación y reciclaje apenas unas semanas después de imprimirlos. Reducir el coste de la producción, del transporte masivo (y sus emisiones asociadas) y su almacenamiento y posterior reciclado, también debería incluirse en las ecuaciones. 
CEGAL debería trabajar, quizá con el Ministerio de Cultura, en la creación de una plataforma para esta impresión bajo demanda (con entrega en tiendas físicas, si así se desea), que pudiese aceptar también trabajos de autores independientes. De esta forma, estos no tendrían que acudir a Amazon para publicar sus obras, y podrían atraer un nuevo público a las librerías. Pensando “en grande”, se podría crear una plataforma iberoamericana, apoyada por los distintos gobiernos, ministerios de cultura… Por supuesto, la pregunta es ¿Quién paga todo?
Desde aquí, les invito a visitar una breve sección de entrevistas a autores independientes que creé en mi web, quizá puedan tener una pincelada de la variedad de perfiles que no están encontrando apoyo en la industria editorial tradicional…
Atentamente,
Alberto García Briz
No sé si mis mail se leerán. Ni mucho menos, si los redactores de las diferentes noticias (que suenan todas igual, sea la web que sea…) lo tomarán en serio, tanto como para intentar investigarlo y escribir sobre el tema. Pero sería un buen momento para comenzar esta discusión abiertamente, sin miedos y sin tapujos.
Los autores independientes, entre los que me incluyo, tenemos que conseguir nuestra visibilidad. Tenemos que conseguir que esas “librerías de barrio” apoyen a los “escritores de barrio”. Y, para eso, tenemos que hacer mucho ruido. ¿Nos quieres ayudar? Por favor, comparte este post entre tus redes sociales, a ver hasta dónde llegamos…
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.