Finalistas del concurso Amazon 2017

No, obviamente mi libro no está entre los finalistas (y no lo esperaba…). Mi apuesta personal, “La Torre Tesla” de Rubén y Juan Vicente Azorín, tampoco está en la lista, de la misma manera que no está “Cualquiera Menos Tú“, de Gema Samaro, otro de los favoritos. De hecho, no está ninguno de los cinco libros más populares de hace unos días. Si estás buscando algo nuevo que leer, estas son las apuestas de Amazon: Como en todo concurso, la opinión de Amazon (que las reglas ya indican que NO deben justificar) es respetable como cualquier otra. Aquí tienes las sinopsis y enlaces a la tienda de Amazon en España (para US o México, sólo tienes que cambiar el “.ES” por “.COM” o bien “.CO.MX”): El amargo don del olvido, de A. V. San Martín. Policíaca, Negra y Suspense. “Aquí es donde debería dejar impresas esas pequeñas pinceladas que resuman la … Leer más…

Sobre el concurso de Amazon…

Hace ya una semana que acabó oficialmente el plazo para presentar libros al concurso para autores independientes de Amazon 2017. Curiosamente, la cifra de libros disponibles sigue aumentando… Por lo que he podido leer en los foros, hay gente que entregó dentro de plazo (hasta el 31 de agosto) pero ha tenido problemas en el registro. En cualquier caso, Amazon sigue sin aclarar cómo va a hacer la selección de los cinco finalistas. Se supone que un grupo de expertos los escogerá basándose (cómo no) en sus posibilidades comerciales, a partir del día 15 de Septiembre… o sea, la próxima semana. Si te apetece leer algo nuevo (que no sea mi libro…), nos fijamos en la página oficial del concurso, y filtramos por popularidad, estos serían los cinco primeros libros: La torre Tesla, de Rubén y Juan Vicente Azorín Antón. Thriller policíaco con toques de ciencia, historia y crítica social. … Leer más…

Acerca de la portada…

¿Sabes? La portada actual de “Resurrección” no fue la primera opción. Sí tenía idea de presentar un cerebro en un recipiente; esto estaba más que claro. Pero había pensado en una gama de color blanco-amarillo-crema, quizá más acorde con un (viejo) laboratorio. El que tuviese cables conectados hubiese sido interesante, y de hecho encontré algunas imágenes, pero con condiciones de uso muy estrictas (y caras…). La búsqueda de imágenes en Internet fue toda una odisea. Como podrás imaginar, me encontré de todo, desde imágenes de museos (donde los frascos de formol están etiquetados para describir lo que hay dentro, o bien con una referencia a una base de datos) hasta dibujos de diseñadores gráficos más o menos conocidos, en los que el contenido era, o bien demasiado macabro, o bien muy recargado. Pero yo estaba buscando una imagen más limpia, para poder cumplir con los requerimientos de una portada de … Leer más…

Una curiosidad…

En mi libro “Resurrección“, un par de escenas suceden en una cafetería “de las de toda la vida” en Zaragoza. Pues bien, por si no te lo has imaginado, esa cafetería es el Restaurante Canfranc, el negocio familiar que lleva en pie más de 35 años. Ya que iba a escribir una historia que sucedía en Zaragoza, no estaba de más incluirlo, ya que el Canfranc es indudablemente una parte de la historia de Zaragoza también. Actualmente el negocio sigue a toda máquina, y es uno de los mejores sitios donde podrás comer comida tradicional en el centro de la ciudad. Y sí, el servicio es muy amable. Lo sé por experiencia 🙂 Puedes seguir las actividades de la cafetería en su página de Facebook. Si le das a “Me gusta” te lo agradecerán. Pero mejor, si puedes, pásate a tomar un café.

Por un instante…

De vez en cuando (con demasiada frecuencia, quizá…) compruebo cómo le va a mi libro en las listas de Amazon. Sé que hay millones de libros disponibles, y que mi nombre no es conocido entre los autores de ficción. Sin embargo, esta mañana me he levantado con una sorpresa: Mi libro está el número tres entre los de pago en versión electrónica, en la sección de ciencia ficción “dura”. Concretamente, eso quiere decir que hoy estaba por delante de libros como Dune de Frank Herbert, o El Monstruo de las Galletas, de Vernor Vinge (si no te suena este nombre, busca sus libros sobre la guerra de la paz). Todavía quedan un par de semanas de concurso… me ayudas a seguir ahí arriba, compartiendo este post?

Fe de erratas…

Tenía que llegar. Aquí tienes mi “mea culpa”. Mi libro no es, por supuesto, perfecto. Y no lo es por muchos motivos. Por supuesto, es el primero, y podría escudarme en mi inexperiencia o, tal y como dije en un post anterior, en mis “prisas” por publicar durante 2017. A pesar de que considero que está bien escrito (y las primeras opiniones externas también van en esa línea), algunos “nuevos colegas” ya me han indicado que, debido a mi proceso de escritura poco regular, tengo algunos capítulos o secciones donde repito ciertos términos (¡cerebro!) demasiadas veces. Además, utilizo ciertas expresiones de manera poco coherente. Por ejemplo, en las primeras páginas indico que el cerebro (de nuevo…) parece flotar en un líquido, y poco después indico que, de hecho, flota. Y una curiosidad: En el texto hago referencia a los robots de última generación de la empresa Honda. Pero el error es … Leer más…

Método de trabajo

Uno de los puntos clave en mi libro: He tardado casi un año y medio en tenerlo acabado. Puede parecerte mucho, o quizá poco tiempo. Por supuesto, este no es mi trabajo a tiempo completo. Mi trabajo “de verdad” consume unas diez horas cada día, incluyendo los traslados. Y después tengo a mi familia, un gran soporte sin el que no sé dónde estaría hoy. Entonces, ¿Cuándo escribo? Obviamente, en ratos perdidos. Por motivos de trabajo (del de verdad), tengo que viajar bastante, y me veo obligado a llevar un ordenador portátil. Tengo muchos ratos muertos (viajes en tren, avión, noches de hotel con jet-lag o sin él…), en los que intento desconectar de mis tareas “oficiales”, curioseando por Internet (así me crucé con las noticias que dieron origen a este libro) o bien… escribiendo. Y también escribo (esta vez, en mi ordenador personal) en mi casa, algunas noches en … Leer más…

“Mi” proceso literario…

Cuando me zambullí en la aventura de publicar mi primer libro de ficción, no tenía ni idea de por dónde empezar. O bien, tenía (mas o menos) claro el punto de partida de la historia, y cómo quería que acabase – con un mensaje positivo. Pero no sabía cómo continuar. Sí había visto cómo trabajan otros escritores, con esquemas complicados, diagramas inmensos en una pared, o incluso con la ayuda de software dedicado, como Scrivener. Bueno, yo no tengo una pared tan grande (o no quiero utilizar una para eso), y no me acababa de convencer el tema del programa de gestión, y menos de pago. Así que me lié la manta a la cabeza, e intenté crear la estructura en forma de texto: un par de líneas o un pequeño párrafo para cada escena o situación. Cada nuevo personaje o cada cambio en el argumento conllevaría un nuevo párrafo. … Leer más…

Justificación…

La siguiente entrada de esta serie de posts es, necesariamente, la de la justificación del libro. ¿Por qué ahora? Como sabrás, llevo casi cinco años publicando diferentes libros prácticos, sobre edición de imagen y diseño gráfico. Hasta ahora, no había publicado ningún libro de ficción. Y mi principal motivo era la complicación de esa tarea. Cada vez que buscaba información sobre el proceso de la escritura de ficción, el tema se volvía más y más complejo. Leí opiniones de autores, sus descripciones de las formas de trabajo que les funcionaban a ellos. Pero yo no podía dedicarme a tiempo completo, y no estaba dispuesto a pagar por software dedicado (como Scrivener) sin saber si me iba a funcionar a mí. Pero a mediados de 2016 me crucé con un artículo que me sorprendió, me asustó e hizo que mi imaginación se disparase: Un anuncio de que el neurocirujano Sergio Cannavero … Leer más…