Una mudanza de miedo…

Por fin me he decidido, y voy a cambiar el viejo disco duro (tiene ya nueve años…) de mi ordenador por un SSD.

En este caso, a pesar de que el disco original era un WD Blue de 500Gb (ya con interfaz SATA III), he decidido no mantener la marca. Y es que WD asegura un TBW muy elevado, pero quizá no lo necesite… En cambio, aquí tienes a mi campeón:

Me he decidido por una unidad de la marca Crucial, que depende directamente del fabricante de chips de memoria Micron. Y he optado por la de 500Gb (aún tengo bastante espacio libre en el disco actual), que puedes ver en este enlace de la tienda de Amazon. Sigo sin fiarme de las SSD para almacenamiento de datos a largo plazo…

Quizá ya sepas que trabajo con un viejo Mac (finales de 2011), pero aún pretendo estirarlo todo lo que pueda… Este cambio debe ser el empujón “definitivo” (ya le amplié la RAM hace un par de años). Y, siempre que puedo, con software OpenSource.

Ni que decir que estoy “cagao”, haciendo copias de seguridad como un loco. No quiero perder ni mis libros (publicados y en preparación) ni los miles de fotografías que hago cada año… Tengo el NAS, un par de discos duros, algo de nube…

La “operación” de mudanza debería durar un par de horas, como máximo. Y ahora todo es más sencillo, al parecer ya no hay que instalar un cable con el sensor de temperatura. Pero eso de quitarle el frontal a mi viejo Mac… ¡Ay! me da cosita…

Al final, esto va a ser la excusa para estar desaparecido un par de días. Seguiré mirando el correo, si tienes algo urgente. Y espero verte ahí cuando vuelva.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
Marcar el Enlace permanente.