Punto de inflexión

EscritorioEsta web surgió como una plataforma donde presentar mis libros publicados y las actualizaciones sobre mis novedades según se iban produciendo. Poco a poco, mi lista de libros ha crecido, y es un sitio muy cómodo para tener un vistazo general, lejos del ruido de las redes sociales, que cambian cada minuto.

Pero, en mi empeño por posicionarme en el mundillo de los autores independientes, fui haciendo algunos descubrimientos, que han ido dando forma a este sitio. Por un lado, he ido conociendo a una comunidad cada vez más grande, hasta comprender que no son competencia sino compañeros de viaje. Que podemos compartir experiencias, ayudarnos mutuamente, intercambiar lecturas, y conseguir que nuestros seguidores amplíen sus gustos desde otros puntos de vista diferentes. De ahí salió la sección de entrevistas, en la que, poco a poco, he ido introduciendo autores de temas diferentes, que han llegado a la publicación independiente desde muchos ángulos distintos.

También descubrí que había una gran cantidad de gente con ideas y contenidos para publicar, pero que no tenían los conocimientos técnicos necesarios para crear estas publicaciones con la calidad necesaria para crear una buena impresión en sus compradores, y una experiencia óptima en la lectura. Eso me hizo publicar una serie de manuales breves, que acabaron siendo mis “Minilibros Prácticos“, de los que ya hay ocho disponibles, abre diferentes temas de diseño, composición y publicación de libros. Poco a poco, estos minilibros están ganando su posición en el mercado, incluso alcanzando las primeras posiciones en algunos momentos y mercados concretos. Como soporte añadido, he comenzado una nueva Sección de Descargas, donde estoy subiendo pequeñas ayudas a la edición.

Y, finalmente, fui un paso más allá. Como parte de mi afición, colaboro con otros autores para facilitarles su publicación. Ya sea con el diseño de la portada, o bien con la maquetación del interior (o ambas cosas), poco a poco estoy creando un portfolio de trabajos para terceras personas que comienza a llamar la atención. Claramente, las cantidades que cobro son simbólicas y razonables (como puedes ver en la sección “tu libro”), y hasta ahora no me he planteado la edición de libros como un trabajo real que pueda sustituir al “de verdad”, de 40 horas semanales.

Sin embargo, las ventas de libros (al menos, de los míos…) se han resentido por la pandemia durante 2020, hasta el punto de que los ingresos que recibo por estos trabajos de diseño gráfico están igualando, si no superando, a los royalties por mis propias publicaciones. Si la tendencia se mantiene, tendré que plantearme el reorientar mis esfuerzos hacia estas tareas de servicios editoriales, en perjuicio de mis propios libros.

No te preocupes, esto no sucederá (si es que llega a suceder…) de la noche a la mañana. Para convertirlo en una actividad económica “seria”, debería acercarme a unos ingresos cercanos al salario mínimo interprofesional, y esto queda todavía muy lejos. Por ahora, no quiero subir las tarifas de mis colaboraciones, y así permitir que más y más gente con recursos ajustados pueda llegar a publicar sus libros.

Eso sí, estoy explorando nuevas posibilidades y potenciales acciones con otros autores. Mi principal preocupación actualmente es la de cómo conseguir que la industria editorial tradicional permita un acercamiento de los autores independientes, de manera que haya un intercambio sano de información, del que pudiesen surgir nuevas formas de negocio. Tengo algo en preparación, y espero poder presentártelo antes del verano… Vuelve por aquí, para tener más noticias mías.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.