Re-185-ón

Como seguramente sabrás, tengo tres novelas publicadas hasta la fecha de ciencia ficción dura: “Resurrección” (2017), “Revolución” (2019) y “Rebelión” (2020). Me costó bastante decidir el título de la primera, que inicialmente se iba a llamar “FOREVER”, extranjerismo que utilizo brevemente dentro de ese primer libro. Sin embargo, el título final, “Resurrección“, le añadía un punto de seriedad (o de solemnidad, si quieres), y algo de suspense, oscuridad… Y pegaba bien con el tema, la recuperación de un cerebro humano para su posible instalación final en un cuerpo robótico. No te cuento más, tendrás que leerlo…

En cualquier caso, cuando escribí “Resurrección” no tenía en mente publicar nada más de ficción. Pero estas cosas no se pueden planificar, y un par de años más tarde publiqué “Revolución“, con una trama (que sucedía diez años después) derivada del libro original, a partir de un “Qué pasaría si…”, en este caso planteando una trama internacional, una vez que los ciborgs estuviesen aceptados en la sociedad. Aquí, una gran parte de la trama intentaba imaginar la revolución industrial (pero también social) del desarrollo de estos cuerpos robóticos, y sus límites legales o morales. La palabra “Revolución” surgió haciendo referencia a este cambio, a esta novedad. De nuevo, al acabar “Revolución” consideré que ya había acabado mis obras de ficción. Error.

Tenía más ideas, todavía podía contar más cosas. Así que trabajé, ahora de manera casi obsesiva, en el tercer libro. Mirando los dos anteriores, que me observaban desde la estantería, “sentí” la obligación de seguir con el juego de palabras. Incluso llegué a hacer una encuesta en mis redes sociales, que no llegó muy lejos. Pero, afortunadamente, llegué a otro título, “Rebelión“, que incluía una nueva trama (de nuevo, independiente, pero recuperando algunos personajes), que ahora llegaba hasta Marte.

La publicación de “Rebelión” a comienzos de 2020 fue justo antes de la declaración de pandemia y el confinamiento, y durante una temporada no tuve ni tiempo ni ganas para seguir escribiendo. Seguí trabajando en otras cosas (avanzando un poco en otros libros prácticos), colaborando con otros autores. Pero, poco a poco, el ambiente volvió a relajarse, y retomé un par de ideas que se habían quedado sin incluir en los tres libros anteriores. De esta manera, comencé a trabajar en mi cuarta novela, de la que ya tengo unas 50 páginas.

Pero entonces tuve mi crisis mental. ¿Cómo la titularía? Así que decidí hacer una pequeña investigación y buceé en los fondos de la Real Academia Española. Debes saber que hoy (abril de 2021) tienen 4.808 palabras que comienzan por la letra “R”. No te voy a dar detalles, pero, una vez revisada esta lista (¡!) acabé con 185 palabras que comienzan con “Re” y acaban en “ón”. De ahí el título de esta entrada. Ya he utilizado tres términos en mis tres primeras novelas… Así que tenemos, potencialmente, 182 libros pendientes.

Por supuesto que NO. Pero sí hay media docena de buenas candidatas, y poco a poco iré revisándolas, comparándolas con el progreso del libro, hasta quedarme con la “definitiva” para esta cuarta novela. ¿Cuál será?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.